Portal de empleo Sala de prensa Contáctenos Preguntas frecuentes
PSE   PSE Cómo llegar   Cómo llegar Llámanos   Llámanos Escríbenos   Escríbenos

«La sociedad debe reconocer los beneficios de las plantaciones forestales con propósitos industriales y el impacto que tienen al reducir la presión sobre la explotación de los bosques naturales y extracción ilegal de madera»

El Seminario de Industria Forestal y Conservación tiene tres objetivos principales:

La presentación de la Silvicultura como una efectiva herramienta de mitigación de los impactos generados por la deforestación.

Contribuir con el crecimiento de la Industria Forestal que abastece otras Industrias que hacen parte de la cadena de valor, tales como la construcción, Celulosa, Tableros, Muebles y otras industrias.

Mostrar a diferentes miembros y componentes de nuestra sociedad que el bosque, plantado o nativo se constituye en un vehículo extraordinario de inversión, bien sea como directo generador de productos maderables y no maderables, sino como mitigador de impactos, funcional instrumento de conectividad biológica, recuperador de suelos y constructor de sociedad.

***


Capítulo de Ingenieros Forestales de la SAI responde preguntas del NOTISAI:

¿Qué es la industria forestal y por qué juega un papel importante en el desarrollo socioeconómico de los países?


La industria forestal es el sector productivo vinculado al procesamiento y transformación de materias primas procedentes de bosques y plantaciones forestales como la madera en múltiples bienes y productos para el servicio,
goce y disfrute del ser humano. La madera, junto con los alimentos, es uno de los commodities que está profundamente vinculado con la evolución del ser humano, transformó su entorno, su forma de vida, y facilitó su supervivencia hasta nuestros días. De igual manera, con la evolución de la civilización surgieron y también se desarrollaron las industrias forestales, convirtiéndose en un factor de desarrollo socioeconómico, no solo para cualquier país, sino para la vida misma del ser humano.


¿Cuáles son los principales productos forestales que necesita y consumen las sociedades en este momento?


Son múltiples los bienes y productos al servicio, goce y disfrute del ser humano, y la sociedad en general, y prácticamente todos y cada uno de los seres humanos interactúan con algún elemento de madera en su vida rutinaria. Entre muchos otros, los productos forestales incluyen la fabricación de papeles para escritura y envolturas, cartones para empaques, diversos tipos de embalajes para el almacenamiento y transporte de otros commodities, tableros y paneles de madera, muebles de todo tipo para el hogar y oficinas, elementos estructurales y decorativos
para la construcción en general y la fabricación de casas. Pero también existen innumerables productos no maderables que son objeto de procesos industriales como los aceites, gomas, resinas, taninos, etc.

La industria forestal se presenta a menudo como una fuerza destructiva del planeta, y no como un elemento esencial en el proceso del desarrollo sostenible. ¿Cómo responder desde la teoría y la práctica a esta preocupación?

Ciertamente, la industria forestal se desarrolló desde sus comienzos, varios siglos atrás, a partir de la extracción incontrolada y destrucción de los bosques naturales, y desde entonces esta sigue siendo la lamentable imagen que perdura en la sociedad. No obstante, desde comienzos del siglo pasado emergió la preocupación desde los ámbitos académicos, gubernamentales, y de la industria misma, que estos procesos eran insostenibles, no solo por el agotamiento acelerado de las materias primas requeridas por las industrias, sino también porque sus efectos eran absolutamente degradantes sobre los recursos naturales involucrados y sobre el medio ambiente en general.

Hasta las décadas de los años 30 y 40 del siglo XX, prácticamente la totalidad de la madera en rollo industrial procedía de los bosques naturales. Para mediados del mismo siglo se iniciaron en el mundo las reforestaciones con fines industriales a gran escala, no solo con el objetivo de obtener mayores volúmenes de materias primas por unidad de área, y de mejor calidad para los procesos industriales por su homogeneidad, sino pensando en reducir la presión sobre los bosques naturales y sus recursos asociados. Desde entonces, el potencial que las plantaciones forestales han tenido para satisfacer, parcialmente, la demanda de madera y fibras, comúnmente extraídas de los bosques naturales para fines industriales, ha estado en aumento. De acuerdo con la FAO y la OIMT, en el año 2000 las plantaciones forestales productivas abarcaban cerca de 90 millones de hectáreas, las cuales representaban solo el 2,5% de la cubierta forestal mundial, pero se estima que proporcionaron cerca del 35% de la madera en rollo industrial en todo el mundo, y en algunos países ya contribuían con la mayor parte del suministro de madera para fines industriales. Para el 2018 las plantaciones forestales productivas cubrían un área cercana a 130 millones de ha, y se prevé que el aporte al consumo de madera en rollo industrial mundial sea cercano al 44%.


¿Cómo hacer para que haya una extracción de materias primas de los bosques de forma sostenible, que no ocasione daños ambientales, y no afecte la diversidad biológica y hábitats físicos y culturales?

En primer lugar, la sociedad en general debe conocer y reconocer los beneficios asociados a las plantaciones forestales con propósitos industriales, y en especial, en el impacto que tienen al reducir la presión sobre la explotación de los bosques naturales, sobre la extracción ilegal de madera y otros recursos asociados. En segundo lugar, debe existir una clara y firme voluntad política de fomentar el crecimiento de las plantaciones forestales, en áreas donde el uso actual de la tierra está en conflicto con la vocación de las tierras (p.e. ganadería en zonas de ladera y pendientes fuertes), de tal forma que los impactos ambientales (que es inevitable eludir) sean mínimos, y en aquellas regiones donde toda la cadena productiva forestal encuentre las mejores condiciones para lograr un alto grado de competitividad.


¿Cuál es la mejor respuesta a quienes piden que se suprima la industria forestal?


La FAO señala que la historia de la humanidad es la historia de los bosques y su uso. Desde la época prehistórica, los árboles han sido la principal fuente de combustible y material de construcción de las sociedades humanas, y entre el ser humano y las industrias forestales se ha creado una relación simbiótica necesaria. Además, la industria forestal no solo está representada por las grandes industrias productoras de celulosa y tableros, sino también por pequeños y medianos transformadores que coexisten en cercanías a los bosques naturales, y que utilizan la madera y otros productos no maderables como material básico en la fabricación de muebles, la talla de madera y la artesanía. Por el contrario, la creación de empresas basadas en la madera, y el aumento de la inversión en ellas,
generará más empleo, creará activos reales y duraderos y contribuirá a reactivar la vida de millones de personas pobres que habitan en zonas rurales.

En una escala más amplia, este enfoque basado en la economía verde (bajo consumo de carbono, eficiencia en el uso de recursos e inclusión social) puede ofrecer nuevas posibilidades a sectores desfavorecidos de la economía mundial. De igual forma, la FAO también subraya que una de las contribuciones más destacadas del sector forestal al conocimiento humano es el concepto de sostenibilidad. A lo largo de unos 300 años este concepto se ha ampliado, pasando de la combinación de la conservación del capital forestal, con una producción sostenible de madera, a un sentido más profundo de desarrollo sostenible en un contexto mundial amplio.


¿Cuál es la situación actual de la industria forestal en Colombia?


La situación actual de la industria forestal en Colombia se puede describir desde varios puntos de vista. En primer lugar, en general la industria ha avanzado en la modernización de maquinaria y plantas de transformación; se han implementado tecnologías modernas acordes con las características y calidades de las materias primas disponibles, y se cuenta con personal calificado en los procesos industriales, lo que permite que los productos sean de buena calidad. De otro lado, la capacidad instalada de la industria forestal está aún muy distante de satisfacer las demandas internas, por lo que el país se ha convertido en un importador neto de la mayoría de productos forestales. La balanza comercial de productos forestales es desfavorable para el país, y se ha venido incrementado desde
el 2008, superando los US$ 300 millones en el 2015; en el año 2019, Colombia exportó cerca de 264,5 mil metros cúbicos e importó cerca de 669 mil metros cúbicos, especialmente tableros y fibras provenientes de Chile y Canadá.

De igual forma, los costos de las materias primas, y articularmente del transporte, constituyen uno de los principales cuellos de botella para la industria, ya que reduce su competitividad frente a las industrias de otros países como Chile, Brasil o Ecuador. Por último, las existencias de madera en algún momento determinado no siempre garantizan un flujo constante de materias primas para todas las industrias, debido a la ausencia de un programa de establecimiento de plantaciones sistemático y ordenado en el país, lo que no permite el aprovechamiento de volúmenes más o menos constantes año tras año.


¿Cuál es el propósito del Seminario de Industria Forestal y por qué es importante asistir a este evento?


El Seminario Forestal tiene tres objetivos principales: 1. La presentación de a Silvicultura como una efectiva herramienta de mitigación de los impactos generados por la deforestación que históricamente se ha dado, con fines lícitos e ilícitos, que buscan la producción de bienes, y servicios positivos para la sociedad, pero también la satisfacción de demandas delictivas, destructoras de la misma; 2. Mediante este ejercicio pedagógico y divulgativo, contribuir con el crecimiento de la Industria Forestal que abastece otras Industrias que hacen parte de la cadena de valor, tales como la construcción, Celulosa, Tableros, Muebles y otras industrias; 3. Mostrar a diferentes miembros y componentes de nuestra sociedad, tales como gobernantes, Gremios, Industriales, Banqueros, Inversionistas, Fondos de pensiones, Corredores de bolsa, Transportadores, Mineros, Universidades y otros centros educativos, estudiantes y otros públicos comprometidos con el crecimiento de Colombia, que el bosque, plantado o nativo, se constituye en un vehículo extraordinario de inversión, bien sea como directo generador de productos maderables y no maderables, sino como mitigador de impactos, funcional instrumento de conectividad biológica, recuperador de suelos y constructor de sociedad y, además, que paradójicamente, siendo poseedores de un extraordinario potencial, aún estamos esperando voluntad política, estabilidad jurídica, desarrollo de infraestructura y logística, que sin duda alguna, nos pondrían en un nivel competitivo en el contexto mundial.

Leave a Reply