Portal de empleo Sala de prensa Contáctenos Preguntas frecuentes
PSE   PSE Cómo llegar   Cómo llegar Llámanos   Llámanos Escríbenos   Escríbenos

«Tenemos gran cantidad de oportunidades y pilares sobre los cuales se puede construir una reindustrialización de Antioquia»

El ingeniero Miguel Jaramillo es Coordinador del Capítulo de Ingenieros Administradores, Industriales y Afines de la SAI y Coordinador del Seminario de Industrialización de las Regiones de Antioquia. Con él sostuvimos el siguiente diálogo:

-¿En cuáles sectores específicos hay oportunidades para que se dé una sólida industrialización de las regiones de Antioquia?

-En primer lugar hay que entender que Antioquia está en este momento en un proceso de recta final de mejoras a la infraestructura, que debería ayudarnos a ganar competitividad en materia de comercio exterior. Las vías 4G y la conectividad con el Urabá, con la construcción de sus puertos, van a poner a nuestro departamento mucho más cerca de la costa Caribe y, por supuesto, nos dará la posibilidad que nunca habíamos tenido para la exportación e inclusive para la importación de materias primas o productos. Hay otros sectores, como los relacionados con los recursos biológicos, en este caso hablamos del despegue actual de la agroindustria y las bioindustria, que se relacionan con la tradición agrícola de Antioquia y pueden aprovecharse para retomar el trabajo en el campo. Lo otro es que claramente el Valle de Aburrá se ha ido fortaleciendo en los últimos años en la industria de servicios. Tenemos entonces una gran cantidad de oportunidades para empresas basadas en conocimiento, en el desarrollo de software, de salud, de servicios financieros, turismo, entre otros, que serían pilares sobre los cuales se puede construir una reindustrialización de la región.

-¿Una nueva industrialización de Antioquia pasa por reactivar sectores que se han venido a menos o por impulsar nuevos tipos de desarrollo empresarial?

-Creo que hay grandes oportunidades en nuevos tipos de desarrollo, de empresas, como las basadas en ciencia y tecnología. El hecho de que Medellín haya recibido en esta última semana la certificación de Distrito Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación  abre unas puertas y crea las condiciones para que la ciudad de Medellín y el Valle de Aburrá sigan desarrollando todos los negocios alrededor de este frente. Por el otro lado, considero que las condiciones que hoy tenemos con el desescalamiento del conflicto armado ha permitido que se retorne a los campos y que podamos pensar en el desarrollo de una agroindustria de una manera que antes no hubiéramos podido hacer por temas de seguridad.

-¿Cómo se consiguen hoy capitales necesarios para financiar la inversión de grandes proyectos de Industrialización?

-La banca tiene una serie de líneas que se pueden aprovechar en este sentido, pero también hay que tener en cuenta que a Colombia han estado llegando inversionistas extranjeros y que todo el impuso que se le ha dado al emprendimiento en Medellín ha permitido que estemos en el radar de fondos de inversión y de fondos de capital, lo cual termina atrayendo financiación y capital extranjeros. Claramente ahí seguimos teniendo una oportunidad.

-¿Qué tanto depende la industrialización de la infraestructura del departamento? ¿Es suficiente la que existe o se necesitan más condiciones de desarrollo como vías y puertos?

-Es muy necesario que se mejore la infraestructura del departamento. Creo que vías y puertos son fundamentales para el desarrollo de las industrias. Desde cuando vino el informe Monitor a Medellín, por allá en los años 90, se identificó que estar rodeada de montañas y lejos de los puertos, era una dificultad para Medellín desde el punto de vista de competitividad para las industrias locales de aquella época. Eso se ha subsanado claramente con  el desarrollo de la industria de servicios, pero en la medida en que el departamento de Antioquia tenga una mejor infraestructura, claramente podría incentivarse más el desarrollo de negocios que produzcan bienes físicos y que nos permitan, a través de la región de Urabá, poder salir al mundo con nuestras mercancías.

-¿Qué papel deben jugar en este momento las pequeñas empresas y las microempresas en la industrialización de la región?

-Un papel súper protagónico. Si uno se pone a analizar todas las grandes compañías del mundo en algún momento fueron una pequeña empresa o una microempresa. En ese sentido todo lo que hagamos por incentivar las micro y pequeñas empresas hoy es inversión en el futuro de las empresas que estarán generando empleo, que estarán moviendo nuestra economía y que nos permitirán que la región se desarrolle muchísimo más. El espíritu emprendedor que históricamente ha tenido la gente del departamento es un elemento a rescatar. Me parece que hoy en día el emprendimiento es visto con unos ojos muy diferentes a como era visto hace 30 años, cuando a la gente desde la casa se la programaba para que estudiara una carrera, obtuviera un título, consiguiera un trabajo  en una empresa estable y se mantuviera allí por los siguientes 30 o 40 años. Hoy en día la opción de ser emprendedor recibe el apoyo de las familias.

-¿Qué tanto afectará la pandemia el resurgimiento de la industria en Antioquia?

-Después de un año largo, con 15 meses de muchas restricciones, las industrias y empresas se van a adaptar, con los cuidados y protocolos necesarios para operar en unas condiciones de bioseguridad estables, mientras simultáneamente avanza el proceso de vacunación de la población y lleguemos a una inmunidad de rebaño, que si bien no está la vuelta de la esquina, sí funciona y va a tener un impacto positivo en el sector de la salud. En ese sentido las empresas van a poder operar y recuperarse prontamente.

-¿Cuál es el papel que les corresponde cumplir a los ingenieros y arquitectos en la industrialización de las regiones de Antioquia?

-Hay muchos retos, desde promover en la educación primaria el estudio de carreras STEM, (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), hasta empezar a cerrar el gap de requerimientos que tiene la industria local, e internacional inclusive, de ingenieros formados en nuevas tecnologías y en habilidades que se están requiriendo para hacerle frente a las oportunidades que nos trae la cuarta revolución industrial. Desde la arquitectura hay unos retos muy interesantes. Este último año y medio nos ha demostrado que las condiciones y los espacios de trabajo pueden cambiar y si vamos al estilo de trabajo hibrido, remoto desde las casas y presencial, será necesario que los arquitectos nos ayuden a redefinir y adecuar los espacios que necesiten las compañías. Adicionalmente, en la medida que se vayan desarrollando los bionegocios, la biotecnología y la agroindustria, necesitaremos de unos arquitectos que miren al campo y que nos ayuden a ver cómo podemos diseñar espacios  arquitectónicamente amigables con el medio ambiente, que podamos hacer aprovechamiento de los espacios, siguiendo ejemplos, como el de Cartama, en Támesis, donde se está desarrollando un parque de ciencia y tecnología, además de un lugar de atracciones.

-¿Cómo impulsar el talento humano profesional y la formación laboral que necesita un proceso de industrialización?

-Aquí es muy clave la triada Universidad-Empresa-Estado para establecer en unos planes que sean muy estratégicos, por un lado, pero muy accionables por otro, una clara identificación de cuáles son los gaps o las diferencias que hay entre los profesionales y técnicos que se están formando y los que se requieren en la industria, no solo para el hoy sino para el futuro, teniendo en cuenta que los ciclos de formación son procesos que toman años.

-¿Qué impacto tendrá en la región la designación de Medellín como Distrito Especial de Ciencia, tecnología e Innovación?

-Va a ser algo positivo, porque le abre puertas a la región. Sigue ubicando a Medellín como un epicentro de emprendimientos basados en ciencia tecnología y da oportunidades para la inversión local y extranjera en estos frentes. Esto debería ir de la mano de un ejercicio de formación de profesionales que le apunten a ese tipo de innovación, que esté centrada en la ciencia y la tecnología. Y ante una propuesta como la que el alcalde actual  ha tenido, de convertir  la ciudad en Valle del Software, hay que saber que es un ejercicio que no se resuelve en una administración municipal. Es un ejercicio que hay que comenzar a construir desde el prekinder, donde la educación y la promoción de este tipo de habilidades y competencias, como programación de software, se tengan presentes y se desarrollen en los niños y después nos ayuden a generar más ingenieros de sistemas, por poner un ejemplo.

-¿Por qué es importante el Seminario Industrialización de las Regiones de Antioquia que se apresta a realizar la SAI?

-Es necesario aprovechar o incentivar espacios de reflexión y discusión alrededor de estos temas donde se están abordando temáticas que tiene que ver con el futuro de nuestra región. Somos un departamento con un peso muy importante dentro del PIB nacional, un departamento con una tradición industrial y emprendedora, características que nos obligan a pensar el momento actual a la luz de las oportunidades futuras, para que el departamento se pueda seguir desarrollando, entre otras cosas porque debemos pensar en cómo generar oportunidades y puestos de trabajo para todos los antioqueños y eso se logra con la creación o promoción de nuevas industrias.

Inscripciones al Seminario Industrialización de las Regiones de Antioquia

Banner industrialización de las regiones de Antioquia
https://sai.org.co/events/seminario-industrializacion/

Leave a Reply