Portal de empleo Sala de prensa Contáctenos Preguntas frecuentes
PSE   PSE Cómo llegar   Cómo llegar Llámanos   Llámanos Escríbenos   Escríbenos

La importancia de contribuir desde la práctica y la experiencia a la formación de los jóvenes

Mensaje del Presidente de la SAI

Hemos transitado por tiempos y circunstancias convulsionadas. Nuestras ciudades y las vías han sido sometidas a muchas marchas y bloqueos. Esto se ha venido presentando en momentos en los cuales el coronavirus ataca en pleno furor a nuestro país, con más de 600 muertos cada día y cerca de 30.000 contagios registrados diariamente. No ha habido ninguna prudencia al realizar estas aglomeraciones humanas, sean o no masivas, estén o no justificadas, en medio de semejante crisis de salud, sometidos a un virus tan contagioso ¿Qué pasa, qué necesidad hay de causar tan grandes pérdidas y perturbaciones en medio de una crisis de salud pública? Los mensajes que se han querido transmitir ya han estado ampliamente difundidos por todos los medios. Entonces parece evidente que el propósito es causar situaciones caóticas, cuya solución es compleja o en muchas ocasiones, imposible, y cuyo desenlace es incierto. Detrás de todo parece existir una intención de arrasar con las instituciones democráticas, sin permitir su natural evolución y perfeccionamiento, cambiándolas por nuevos y radicales esquemas de poder, que seguramente llevarán al país por los caminos del fracaso ya transitados en otros lugares y que, además de no ser viables, se vuelven rígidos e inamovibles.

«¿Qué pasa, qué necesidad hay de causar tan grandes pérdidas y perturbaciones en medio de una crisis de salud pública? Los mensajes que se han querido transmitir ya han estado ampliamente difundidos por todos los medios. Entonces parece evidente que el propósito es causar situaciones caóticas, cuya solución es compleja o en muchas ocasiones, imposible, y cuyo desenlace es incierto»

Pero también detrás de todo hay una gran crisis de falta de empleo, de abundancia de desconfianza, de brotes de resentimiento y negatividad, en diversos sectores de la sociedad, notablemente entre muchos jóvenes de todas las clases sociales. El natural espíritu crítico y rebelde de la juventud, sus deseos de cambio, de participación, de liderazgo y de protagonismo, todo ello, es aprovechado por dirigentes negativos y por agendas ocultas, para exacerbar las perturbaciones y las protestas. Ante ello ¿Qué podemos hacer nosotros y nuestro gremio de ingenieros y arquitectos comprometidos con el futuro y con el progreso de nuestro país? Muchas cosas, especialmente a nivel personal y empresarial. Con ellas podemos contribuir a que haya esperanza, visión, sentido de futuro y confianza en nuestro país y en sus instituciones. Esto lo podemos hacer sin manipular, sin falsedades, desde la práctica y la experiencia, convencidos de que, a base de disciplina, de conocimiento, de buenas prácticas, de honestidad, de trabajo, de creatividad, de sentido empresarial y con espíritu solidario, se logran superar las dificultades, sin caer en las perversas tentaciones de los líderes destructivos y de los falsos profetas que prometen de todo, pero que no conocen el camino hacia el progreso y la prosperidad, sino las rutas de la destrucción, de la violencia, del sufrimiento y del deterioro, como se desprende de los impactos de sus dañinos métodos.

Me permito señalar algunas cosas que podemos hacer:

Campañas de valores. Divulgar constantemente una serie de valores en todos los ámbitos. Los valores del trabajo, del estudio, de la disciplina, de la experiencia, la honestidad, la verdad, el cumplimiento, la transparencia, la escucha, el diálogo, el trabajo en equipo, las buenas comunicaciones, la alegría, el arte, la cultura, la familia, la amistad. Entre muchos. Todos debemos construir positivamente instrumentos para resaltar valores, de modo que haya valoración, aprecio y autoestima. Debemos desarrollar métodos creativos y novedosos para que los valores inspiren y atraigan, señalando ejemplos, estableciendo narrativas, contando historias de vida, destacando comportamientos valiosos.

Conversaciones y amistad. Hacer parte de grupos de todo tipo, incluyendo algunos en los cuales haya jóvenes, desarrollando conversaciones ilustradas, tertulias, intercambios, compartir. Escuchar y hablar. Estimular preguntas y respuestas; diálogos e inquietudes; invitando a personas de experiencia y conocimiento. Esto a nivel familiar, empresarial, de barrio, de gremio. En estas actividades, aprender y enseñar a escuchar con atención, a apreciar los puntos de vista variados, desarrollar pequeños proyectos creativos para estimular el contacto y la amistad. Se pueden aprovechar los medios virtuales para estas conversaciones. Al final pueden desembocar en comunidades y grupos creativos; en fuentes de ideas y de pensamientos valiosos. Debemos buscar esto de forma activa, sin pausa, convencidos del valor de la cercanía amistosa de los seres humanos.           

Mentoría y acompañamiento. Todos los que tienen conocimiento, experiencia, riqueza práctica y metodológica, debieran apadrinar a personas jóvenes que se están desarrollando, mediante algún proceso de contacto entre maestro y discípulo, basado en los saberes de la vida. Acompañar proyectos, investigaciones, emprendimientos, ideas, creaciones, propuestas. Servir de caja de resonancia para que los jóvenes pueden expresar sus sueños, sus ideas; para que reciban apoyo y acompañamiento, para que se sientan fuertes y orientados, desde la práctica y la experiencia, desde la vida bien vivida. En la SAI nuestros ingenieros y arquitectos experimentados, que llevan varios años y que han acrisolado su saber con la realidad, pueden compartir y acompañar a los jóvenes que se inician. Debemos explorar estas posibilidades en todos los espacios y llegar a muchos jóvenes. Podemos apoyar las clases y las prácticas universitarias, tecnológicas y los años avanzados de la secundaria con nuestra experiencia, compartiendo voluntariamente nuestros saberes. Les invito a conocer, como un ejemplo que podemos copiar y estimular, el precioso programa de pasantías que tiene el CUEE, el Comité Universidad Empresa Estado con centenares de jóvenes estudiantes.

Generación de empleo. Es algo vital y ha sido nuestra práctica como ingenieros y arquitectos. Pero no basta con lo que hemos hecho. El desempleo es enorme. Debemos abrir espacios por todas partes, establecer prácticas académicas remuneradas, aprendizajes con el SENA, reforzar tareas en las empresas en muchas áreas. Hay que ser creativos y ampliar significativamente las ofertas de empleo para los jóvenes. Mi experiencia en este campo, que es abundante y de muchos años, muestra que los jóvenes dan valor agregado, y que es rentable traerlos a las organizaciones y que en esta forma se orientan hacia el trabajo estable.

Escribir, interpretar, proponer. Debemos interpretar las realidades, examinar, discernir, sacar conclusiones, modelar, proyectar, proponer. Para eso está esa rica formación de ingeniería y de arquitectura, esas capacidades para reflexionar, para caer en cuenta y para soñar. Nuestros canales SAI están abiertos a sus escritos para inspirar e iluminar.       

Participación en redes sociales. No podemos ser indiferentes a la actual importancia de las redes sociales y a la gran participación que tienen los jóvenes en las mismas. Nuestra indiferencia, nuestra pasividad o nuestro alejamiento de estos espacios de comunicación, en nada contribuyen. Por el contrario, estamos dando campo para que los mensajes que se divulguen y los temas que se traten en estos espacios carezcan de la sabiduría que viene de la práctica, de la experiencia y del conocimiento que aportan nuestras profesiones.  A modo de experiencia, les invitamos a hacer parte de nuestras redes en la SAI, aportando en ellas sus intervenciones siempre constructivas y valiosas. Además, leyendo lo que dicen los jóvenes y las otras personas que participen y dialogando positiva y amablemente con ellos. A través de las redes sociales la SAI está haciendo amplia difusión de los valores de la ingeniería y la arquitectura, como ustedes pueden comprobar entrando a tales redes, como es el caso de nuestro canal de YouTube. Están muy invitados a que conozcan y divulguen lo que hacemos. 

Enrique Posada

Presidente de la SAI

Leave a Reply