Portal de empleo Sala de prensa Contáctenos Preguntas frecuentes
PSE   PSE Cómo llegar   Cómo llegar Llámanos   Llámanos Escríbenos   Escríbenos

La colaboración entre el sector público y el sector privado

Mensaje del Presidente de la SAI

Acabamos de terminar en la SAI nuestro primer seminario de estructuración de proyectos APP (que pueden ser alianzas público privadas o asociaciones público privadas y otras muchas manifestaciones) con énfasis en los proyectos de naturaleza social.

En el seminario, que contó con destacadas ponencias y dos importantes foros, pudimos ver el extenso campo de aplicación de estos proyectos y sentimos el orgullo de que Colombia ocupa un papel de liderazgo en el mismo, de manera que se abren múltiples oportunidades de desarrollo, de crecimiento y de inversiones, algo muy beneficioso para nuestras profesiones y nuestros empresarios y sus empresas de ingeniería y arquitectura.

Nos dimos cuenta de lo importante que es la cultura en todas estas cosas. Cultura que está conformada por el conjunto de nuestras formas de pensar individuales y colectivas.

El mundo de la colaboración entre lo público y lo privado es extenso y antiguo, pero se ve afectado por falsos enfrentamientos y dicotomías, que tratan de estigmatizar uno de los dos aspectos de la realidad y a separarlos. Ello crea diversos temores y exigentes condicionamientos que, en la práctica, ponen freno a las posibilidades de que el país despegue en muchos ámbitos. Para el Estado es imposible atender todas las necesidades y objetivos a corto plazo, con total eficacia y ajustándose a las limitaciones de recursos y de presupuestos. Cada vez más, la sociedad civil, las personas, las comunidades, los medios, las entidades de control y los organismos internacionales son más exigentes; cada vez más son los derechos exigidos. Por ello es importante contar con la amplia participación en la solución de estos retos, de las empresas, de los profesionales, de los que tienen habilidades para emprender proyectos rentables y generar riqueza. Pero estos sectores del campo de lo privado deben moverse en espacios de confianza, de estabilidad, de seguridad y de flexibilidad. El trabajo colaborativo ocurre en la zona de frontera entre ambos campos y las fronteras, como bien sabemos los ingenieros y arquitectos por nuestra formación matemática, geométrica y conceptual, son zonas de conflicto potencial, cuando las condiciones no están conocidas y bien definidas. Desde lo práctico, la frontera de lo público y lo privado está definida por la cultura. Como se trata de nuevas interacciones, se está dando origen a nuevas realidades y nuevos territorios también.      

«Cada vez más, la sociedad civil, las personas, las comunidades, los medios, las entidades de control y los organismos internacionales son más exigentes; cada vez más son los derechos exigidos. Por ello es importante contar con la amplia participación en la solución de estos retos, de las empresas, de los profesionales, de los que tienen habilidades para emprender proyectos rentables y generar riqueza»

Para construir una realidad en cualquier parte, va a ser muy importante que, tanto en la población como en sus dirigentes y líderes, se cuente con un sistema de creencias que apoye la realidad que se quiere establecer.

En este sentido, hay que tratar de superar las creencias limitantes. Son ideas basadas en los temores, en la negatividad, en la victimización; bajo sus influencias se considera que las propuestas que se hacen pueden ser muy peligrosas y que los riesgos son enormes.

En un nivel superior están las creencias racionales y lógicas, y sus bases motivacionales y experimentales y de conocimiento y experiencia. Acá es mucho lo que la ingeniería y la arquitectura aportan al asunto, a la concepción de las propuestas. Con su visión abierta, que aplica el análisis racional, las posibilidades de utilizar herramientas experimentales y lógicas, basadas en la ciencia, en los ensayos, en el estado del arte, en la información, en las matrices de riesgo, en los escenarios y simulaciones. Con ello, se estudian los proyectos y se concluye sobre su factibilidad. Se mueven nuestras profesiones en esas fronteras entre lo público y lo privado, planteando oportunidades, resolviendo debilidades, resaltando fortalezas y formas de aprovecharles y advirtiendo, de modo racional, de los riesgos existentes y cómo se tienen en cuenta.  

Pero existe todavía otro conjunto de creencias que son las que miran con ojo explorador y atrevido las fronteras y lo desconocido, de lo que está por explorar. Si las ideas creativas. Estas están basadas en las posibilidades, la imaginación, los proyectos, las alternativas, las ganas de resolver y asumir retos. Con ellas se plantean las motivaciones profundas que permiten contar con perspectivas, agendas, visiones y construir los proyectos y las declaraciones que abren los nuevos territorios de la gran colaboración entre lo público y lo privado.

Nuestro país y nuestras empresas antioqueñas, nuestros gobernantes, ya han avanzado grandemente en el campo de las alianzas entre lo público y privado con las obras de infraestructura, notablemente con las autopistas 4G. Ahora se nos plantea el reto de desarrollar estas notables posibilidades en el campo de las APP en aplicaciones sociales

Pudimos ver en nuestro seminario que se trata de un campo en desarrollo, lleno de posibilidades y retos y que se están haciendo muchos ensayos en el mundo. Vale la pena atreverse. Para ello hay que cambiar muchos paradigmas y creencias limitantes. Los beneficios están a la vista. Anotamos algunos de ellos:

Las APP favorecen que haya competencia en los campos en los que se aplican, generando con ello una riqueza de ofertas, un espíritu de innovación, una abundancia de incentivos, unas posibilidades tecnológicas, una operación de mayor eficacia, para aumentar la calidad, con grandes beneficios para la vida cotidiana de las poblaciones.

En este tipo de proyectos, se establecen formas de contratación que tienden a ser más flexibles y que permiten mayores autonomías en la contratación de las personas que se encargan de su operación.

Los gobiernos pueden elegir proveedores privados de APP mediante una riqueza de mecanismos de contratación, de selección, de licitación. Con ello se facilita la definición de requisitos de calidad, señalando resultados medibles y cláusulas de calidad claras y transparentes.

En este tipo de proyectos, se trabaja con esquemas de riesgo compartido entre el gobierno y el sector privado, logrando mayor eficiencia en la prestación de servicios, una mejor canalización de recursos y una mejor definición de los riesgos, de sus medios de prevención y de mitigación y de las responsabilidades

En todos estos asuntos de frontera, se da lugar a rupturas y a cambios. Por ello salen a flote las creencias limitantes y los temores. Estas y estos deben ser examinados con atención. Algunos puntos y críticas a considerar, tienen que ver con la posibilidad de que con proyectos APP se genera una excesiva privatización de algunos servicios que tradicionalmente, según la cultura y las creencias prevalentes, deben ser servidos ante todo por el estado. Otro aspecto que se plantea es que, con las iniciativas privadas, se llegue a alentar segregaciones socioeconómicas y privilegios mayores para los sectores más favorecidos, en dirección opuesta a las metas de equidad social que se deben buscar. Un tercer aspecto, es el de que con estos proyectos se aliente la corrupción; o que se favorezca el enriquecimiento excesivo de los privados a costa de lo público. 

Estamos en un mundo lleno de ejemplos y de entidades y empresas que desean hacer parte de estos nuevos proyectos. Por ello vale la pena tener una mirada global e involucrar a entidades y organizaciones internacionales en el fomento y el crecimiento de las APP. A todos nosotros nos conviene explorar la realidad internacional, no solamente para aprender y traer ideas y proyectos; sino para enseñar y llevar por el mundo nuestra sabiduría

Una App por el empleo

En estos momentos de crisis, es rampante el desempleo en nuestro país y en nuestra región. Todos los gremios que hacemos parte del COMITÉ INTERGREMIAL, nos hemos comprometido a impulsar que nuestros asociados y sus empresas hagan un gran esfuerzo por aumentar sus capacidades y realidades de empleo. Ello lo hemos señalado en reuniones de trabajo con el Señor Gobernador de Antioquia, dentro de la campaña #QueHayPaHacer, una alianza público privada por el empleo en Antioquia. El compromiso es que cada empresa aumente el empleo en un 2 %.  Queremos invitarlos a todos ustedes, apreciados socios y sus empresas, amigos de la SAI, favorecedores y socios y empresas adherentes, a que se adhieran a esta vital campaña.

Si nos reportan en la SAI sus logros en este sentido, los podemos recoger y reportar a las entidades responsables de liderar esta campaña, para contribuir a alentarla y fortalecerla. Muchas gracias por su amable acogida y atención.

Enrique Posada Restrepo

Presidente SAI   

Leave a Reply