Portal de empleo Sala de prensa Contáctenos Preguntas frecuentes
PSE   PSE Cómo llegar   Cómo llegar Llámanos   Llámanos Escríbenos   Escríbenos

El Túnel de La Línea: Cincuenta minutos más cerca del mar (Crónica)

Para asistir al cumplimiento de uno de sus compromisos de campaña: la inauguración del Túnel de la Línea antes de que finalizara su gobierno, el Presidente Iván Duque desarrolló, el viernes 4 de septiembre de 2020, una intensa agenda de trabajo que se inició, a las 8:30 de la mañana, con el abordaje del avión FAC-001 que lo condujo del aeropuerto militar de Catam en Bogotá, hasta la pista de aterrizaje de El Edén en la ciudad de Armenia.

Allí abordó un jeep de color azul oscuro que lo trasladó, en cuestión de 20 minutos, hasta el portal de ingreso al Túnel de la Línea, situado en jurisdicción del municipio quindiano de Calarcá, a 2.400 metros sobre el nivel del mar y 900 metros abajo del punto más alto en la cúspide de la cresta.

Para llegar a este lugar, el jeep ascendió por entre un agreste paisaje de yarumos, guamos y palmas de cera, poco antes de atravesar tres túneles cortos, bautizados con los nombres de los animales más representativos de la comarca: el Túnel del Oso de Anteojos, de 300 metros de longitud, el Túnel de los Colibríes, de 900, y el Túnel de los Barranqueros, de 600.

La niebla, blanca como algodón, típica del Alto de la Línea y en general del paisaje de los Andes colombianos, se tornó densa y opacó la visibilidad de la carretera. Hacía sol, pero, de un momento a otro, empezó a llover a cántaros.

Sentido de la ruta del túnel

El secreto de Lucho Herrera

Fue cuando un congresista que hacía parte de la comitiva le refirió al acompañante que venía a su lado, a bordo de un bus de apoyo, que en este punto preciso del trayecto del Alto de la Línea, en un día como hoy de 1981, el ciclista colombiano Lucho Herrera, apodado ‘El Jardinerito de Fusagasugá’, había aprovechado un aguacero similar para sacarle varios metros de ventaja a Fabio Parra, su más enconado oponente en la carrera. Tras un kilómetro de pedaleo, Lucho le arrebató a Parra el codiciado premio de montaña de la competencia.

Se dice que Lucho Herrera y Fabio Parra competían entre ellos tanto en el Alpe d’Huez como en el Alto de la Línea.  Foto: Cortesía As Colombia

—Hay que seguir el ejemplo de Lucho Herrera —dijo el congresista—, quien supo convertir las dificultades de un aguacero en una oportunidad para ganarle a Fabio Parra el premio de montaña en el Alto de la Línea.

—¿No sería más bien —le contestó su interlocutor—, que mientras Lucho Herrera iba alimentándose con panela, a lo mejor Fabio Parra la dejó olvidada en la maleta?

Desanude en el lado del Quindío

Paraguas en mano y provisto con tapabocas, ya en la entrada del Túnel de la Línea por Calarcá, el Presidente descendió del jeep, acompañado por su esposa, la Primera Dama, María Juliana Ruiz; la Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez; la Ministra del Transporte, Ángela María Orozco; el Director del Invías, Juan Esteban Gil, y los gobernadores del Quindío y el Tolima, Roberto Jairo Jaramillo y Ricardo Orozco, respectivamente.

Tras saludar con el codo, manteniendo siempre los más estrictos protocolos de bioseguridad, a los 15 funcionarios del Invías que lo esperaban bajo una carpa, con quienes se tomó las fotos de rigor, el Mandatario procedió al desanude de la cinta, acto con el cual dio por inaugurado este primer tramo del Túnel de la Línea.

Trove, trove, compañero

Luego de esto, el Jefe de Estado fue recibido con una sucesión de trovas típicas de la zona cafetera, interpretadas a capela por los tres integrantes del grupo musical de Los Panas Show, quienes de esta forma le daban la bienvenida, interpretación que el mandatario aplaudió visiblemente emocionado.

Este es el Túnel de la Línea

A todos nos pertenece

Al Presidente Iván Duque

Colombia se lo agradece.

Para no hacerlos mojar

Porque el tiempo nos obliga

Tan solo basta decirles

Que mi Dios me los bendiga.

Diplomas para los héroes del túnel

A continuación, ascendiendo por las escaleras hasta una explanada, el Mandatario visitó el Monumento a los Trabajadores del Túnel de la Línea, erigido por iniciativa suya, en el que aparecen registrados, en una larga lista, los nombres de los 6.050 obreros, ingenieros, fontaneros, mecánicos, topógrafos, ambientalistas, electricistas, taladradores y hasta conductores de retroexcavadoras, hombres y mujeres, muchos de ellos ya fallecidos, quienes participaron en los trabajos de la construcción de la megaobra.

En representación de estos casi seis mil héroes y heroínas, 24 de ellos compartieron ese acto emotivo con el Jefe de Estado. Los trabajadores llevaban en la mano sendos diplomas que el Presidente Duque les había firmado con anticipación.

“Hoy Colombia, orgullosa de ti, quiere reconocer tu aporte como trabajador en el desarrollo de la obra de ingeniería más importante y anhelada en la historia del país”, decía el primer párrafo inscrito en los diplomas.

El mensaje del Profe Villa

De casco blanco y uniforme de color naranja del Invías, de 39 años, nacido en Calarcá, casado y padre de tres hijos, delgado, de baja estatura y con las marcas del trabajo en las manos, el fontanero Juan Carlos Villa (a quien el Mandatario llamó desde entonces con el apelativo del Profe Villa), extrajo una hoja de papel y le leyó su mensaje personal al Presidente de la República.

En uno de sus apartes, Villa le relató la experiencia que marcó su vida: el incendio de su vivienda que lo dejó en la ruina, pero que le deparó también la alegría de contar con la solidaridad de sus compañeros de trabajo del Túnel de la Línea, gracias a cuyo aporte logró reconstruir su casa y responder por la manutención de los cinco integrantes de la familia.

‘Esta conquista es de ustedes’

Foto: Juan Pablo Bello – Presidencia

A su vez, el Presidente tomó la palabra. Les recordó a los trabajadores que pidió hacer un monumento en gratitud a ellos, con sus nombres, “para que ellos, sus familias, sus hijos, sus nietos y todas las generaciones que vengan, cuando pasen por esta región saquen un minutico, parqueen el carro y vengan a buscar el nombre de su familiar querido. Porque esta es la conquista de ustedes”.

De la mula a la tractomula

Cumplido este emotivo acto, se dio inicio al desfile de la comparsa denominada ‘De la mula a la tractomula’, que incluyó la interpretación de la canción ‘Colombia, tierra querida’, por parte de una agrupación de 50 músicos del Ejército Nacional, así como la representación teatral de los cargueros y silleteros, que cruzaban a pie la cordillera en siglos pasados, los arrieros junto con sus recuas de mulas, los yipaos y las tractomulas.

Tras esto, el Presidente Duque rindió homenaje al Ministro de Transporte Andrés Uriel Gallego, ya fallecido, a quien se le recuerda por haber impulsado con denuedo la construcción del Túnel de la Línea.

De igual manera, inspeccionó el Monumento a la Fraternidad Nacional, situado sobre la boca del túnel, en homenaje a los trabajadores del proyecto y que fue donado por Julián Vergara, maestro, escultor y grabador de gran prestigio en la comarca.

Recorrido por las entrañas del túnel

Foto: Nicolás Galeano – Presidencia

Posteriormente, luego de inspeccionar una de las 17 galerías, ubicadas cada 500 metros y que sirven para comunicar el túnel principal (de 8,6 kilómetros de longitud por 12,5 metros de ancho) con el túnel piloto (el primero que se construyó como obra de ensayo) y de recibir las explicaciones de los técnicos sobre el funcionamiento de las redes eléctricas y de los equipos electromecánicos con los que se mantiene la seguridad de los usuarios, el Jefe de Estado emergió, media hora después, por el portal que conduce al municipio de Cajamarca, ya en jurisdicción del departamento del Tolima, donde a esa hora brillaba el sol y subía la temperatura.

Tras un acto íntimo frente a la imagen de la Virgen del Carmen, patrona de los transportadores, y una breve visita al centro de control (donde le explicaron cómo se hace monitoreo permanente las 24 horas del día a todo lo que ocurre al interior del complejo, gracias a los 27 mil sensores que generan alertas sobre cualquier situación de calor o hecho anormal), el Presidente regresó al portal para dar paso a una decena de tractomulas, camiones, jeeps y buses de pasajeros representativos del tipo de vehículos que utilizan este corredor vial. Con el conductor de una de las tractomulas, que procedía de Cartagena y emergió del túnel haciendo sonar el claxon, el Mandatario sostuvo un breve diálogo.

—¿Qué crees que le haya dicho el Presidente? —le preguntó el congresista a su acompañante.

—Me imagino que le preguntó cómo le había parecido cruzar por el nuevo Túnel de la Línea —dijo el acompañante.

—¿Y qué crees que el conductor le haya contestado al Presidente.

—Que le pareció cruzar como por entre un túnel.

Con el desanude de la cinta, la develación de la placa, la notas del Himno Nacional, la interpretación del bunde tolimense y el discurso final, poco después del mediodía, se dio por finalizado el histórico acto de apertura del Túnel de la Línea. Los asistentes abordaron los vehículos de la caravana que los condujo hasta una cancha de fútbol, situada en cercanías al casco urbano de Cajamarca. Desde allí fueron trasladados en helicóptero a la ciudad de Ibagué.

Las frases del Presidente

En el área del Túnel de la Línea, los trabajadores regresaron a sus actividades cotidianas, pero aún resonaban en el aire, con fuerza, las frases del discurso del Presidente Duque.

• Hoy Colombia está viendo que, en medio de esta pandemia difícil para el mundo, también hay razones de optimismo.

• Yo quiero que en cada familia que participó en esta obra quede ese bello recuerdo. Por eso les hemos entregado un certificado a todos los trabajadores que los acredita como héroes y heroínas del Túnel de La Línea.

• Esperamos que cuando los transportadores lo atraviesen, cuando las familias lo hagan, puedan reconocer que este es el proyecto de ingeniería más importante que se ha adelantado en nuestro país.

• Que superamos los temores de las fallas, que superamos los temores del manejo de los recursos hídricos, para poderlo hacer de manera vigorosa y responsable.

• También poder reconocer que en este cruce hay una historia centenaria de quienes atravesaron en mulas durante muchos años y de quienes hoy lo hacen con vehículos modernos. Pero cada paso, cada peldaño, significa una conquista nacional.

• Hoy estamos materializando nuestro proyecto de concluir, concluir, concluir, con esta importante obra del Túnel de la Línea.

• Pero esto no termina ahí, porque en el mes de abril estaremos entregando la interconexión completa entre Cajamarca y Calarcá, con 30 kilómetros de doble calzada, 25 túneles y más de 25 viaductos.

• En alguna ocasión, antes de partir del mundo terrenal, Darío Echandía dijo que uno de sus anhelos era poder ver el Cruce de la Cordillera Central para unir nuestro país.

• Hoy recordamos a ese gran tolimense, y este túnel que lleva su nombre es para recordar el verdadero sentido del servicio público, que no busca honores distintos a la satisfacción del deber cumplido.

• Hoy también recuerdo a un célebre presidente de la República que en momentos de mucho agite y de mucho debate decía: ‘Menos política y más administración’.

• Eso es lo que queremos en nuestro Gobierno: menos política y más administración, para entregarle a Colombia las obras que se necesitan.

• Para que no nos dejemos llevar por el discurso de las agresiones, sino que estemos es en el trabajo de las soluciones. Que no nos quedemos en la invitación a destruir, sino que construyamos como se construyó esta obra: entre todos, para todos y por todos.

• Porque esta obra no le pertenece a un Presidente ni a una Ministra ni a una Vicepresidenta ni a un Director del Invías ni a un gobernador u otro. Pertenece a todos los colombianos.

Vuelo de regreso

Tras abordar el vuelo de regreso a la capital del país, en el aeropuerto de Perales de la ciudad de Ibagué, pasadas las 3:00 de la tarde y ya cuando el avión del Presidente Duque había despegado, el congresista charlaba con el acompañante que iba en la silla de al lado.

Durante esos minutos de espera, hablaron sobre los 118 años y los cerca de 30 presidentes del país que tuvieron que pasar para hacer realidad el sueño del Túnel de la Línea. Hablaron sobre las leyendas sin fundamento según las cuales al interior del túnel los ingenieros habían hallado oro y esmeraldas. En fin, hablaron sobre los 50 minutos que de ahora en adelante, por cuenta de las obras contempladas en el proyecto del Túnel de la Línea, se ahorrarían los transportadores y los colombianos en general tanto en el viaje de ida como de regreso entre Bogotá y Buenaventura.

—¿Qué crees que representa para los colombianos la construcción del Túnel de la Línea? —indagó el congresista.

—No sé qué representa para los colombianos —dijo el acompañante—. Sé que para mí representa que estoy cincuenta minutos más cerca del mar. Planeo irme a vivir a una casa de la playa con vista al Océano Pacífico, donde pueda ver el arribo de las ballenas jorobadas, eso sí, claro está, cuando reciba la pensión.

(Crónica de la inauguración del Túnel de La Línea, por Fernando Cortés, Cortesía de la Presidencia de la República de Colombia)

Leave a Reply