La SAI propone


Según el Antiguo Testamento, Limbo es: “el lugar donde se detienen las almas de los justos esperando la llegada del Mesías”.

Se suele adaptar esta definición a otros ambientes o escenarios, por ejemplo: se habla del limbo jurídico o del limbo técnico. En el jurídico ocurre cuando se suelen “engavetar” los procesos y nunca terminan, lo que da entrada a los más sonados procesos de corrupción y de repartición de mermelada.

El limbo técnico aparece cuando se presentan las tragedias, incumplimientos y sobrecostos en el desarrollo de las obras de infraestructura, y se llevan los desacuerdos, los incumplimientos y/o las desavenencias a los estrados judiciales.

Para aclarar la aplicación del concepto, es conveniente ser casuísticos y entonces vale la pena recordar algunos casos.


El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar su entorno natural, para mantener y desarrollar una existencia personal y colectivamente estructurada dentro de su propia cosmovisión.

Animado por mi buen amigo el escritor Ramiro Montoya llegué al libro de Charles C. Mann titulado “1491, Una nueva historia de las Américas antes de Colón”, que me cayó como anillo al dedo para seguir con el ensayo que inicié con mi anterior columna titulada “Eurocentrismo y América Latina”.

El libro de Mann plantea cuatro hipótesis, a saber: 1). La población de los nativos americanos fue probablemente mayor de lo que generalmente se ha creído en la comunidad científica, mucho más cercana a las cifras de los estimados "altos", y que las enfermedades infecciosas introducidas por los europeos redujo esa cifra en un 95%. 2). Los humanos probablemente llegaron a América mucho más temprano de lo que se cree, en varias oleadas que se distribuyeron a lo largo del tiempo y no solamente desde el estrecho de Bering. 3). El nivel de avance cultural y de sedentarismo del indio americano fue mucho mayor de lo que se ha sostenido y 4). El Nuevo Mundo no era la naturaleza virgen que los europeos creyeron cuando tomaron contacto con estos territorios, sino un ámbito natural que había sido modificado por los aborígenes, con su trabajo a lo largo de miles de años.

ANTECEDENTES 

Cuando de manera desprevenida se lee el diario acontecer de nuestros días podríamos pensar que la comunidad percibe que la batalla con la naturaleza, que la ingeniería debe dar para proveer un entorno físico seguro y confortable, se está perdiendo. Son ya varios los ejemplos en los que la naturaleza reclama violentamente sus espacios generando con ello grandes pérdidas económicas. Para la comunidad en general son solo obras mal ejecutadas y si a lo anterior le sumamos las constantes denuncias de los medios de comunicación sobre la forma, poco clara, como se adjudicaron algunos grandes contratos, el panorama para la ingeniería, y lo que ella representa, es cada día más sombrío.

La ingeniería de consulta, que hace parte del proceso de proveer al hombre de las obras que necesita, está llamada, al igual que los demás actores, a estudiar la problemática y a proponer soluciones. De hecho esa es la esencia de su quehacer.

¿Quieres ser socio de la SAI?

Comunícate con nosotros y te brindaremos la información necesaria para que seas parte de nuestro equipo.