La SAI propone

Un nuevo año, una nueva era, un nuevo mundo

Con seguridad el mundo se viene transformando. Para darnos cuenta de esto, basta con observar lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Nos damos cuenta de que el cambio tiene muchos aspectos, por ejemplo: lo que se nos viene, lo que deseamos y lo que realmente logramos. Nosotros, los ingenieros y arquitectos de nuestra centenaria SAI siempre hemos estado atentos al cambio positivo y hemos contribuido a generarlo.

El futuro se arma en buena parte con los cambios y estos dependen por la forma en que aprovechemos nuestras fortalezas, siendo conscientes de las oportunidades, de las debilidades y de los riesgos y desafíos. Cada vez más es importante tener una visión global y caer en cuenta de un entorno universal muy cambiante. Entre los temas que nos deberían llamar la atención están la globalización; la importancia de competir con ventaja y sabiduría en el mercado internacional; las amenazas asociadas con el cambio climático y las oportunidades que tienen nuestras profesiones para enfrentarlo a través del desarrollo sostenible; los desafíos relacionados con las nuevas fuentes de energía y con la sabiduría necesaria para aprovechar nuestra gran riqueza hidroeléctrica, quizás única en el mundo; los potenciales asociados con nuestros recursos mineros y energéticos; los desafíos asociados con el grave problema del desempleo y el aprovechamiento y entrenamiento de los grandes recursos humanos, especialmente las personas jóvenes; el desarrollo de la infraestructura de vías, ferrocarriles, puertos, parques, servicios ambientales, ciudades inteligentes y amables; el desarrollo de una infraestructura de áreas protegidas ambientales, que a la vez permita el desarrollo del turismo, de la cultura y de las empresas sostenibles.

Hay que prestar atención a todas las fronteras, regionales, nacionales e internacionales, zonas que se constituyen a la vez en zonas de conflicto cuando las descuidamos y de oportunidades, cuando reciben nuestra atención de alta calidad. ¿Cómo no caer en la cuenta de la importancia de las zonas marinas, de la frontera con Panamá, de las fronteras invisibles que nos dividen, de las fronteras entre nuestras profesiones y las demás, de la importancia de la interdisciplinariedad?

¿Con qué herramientas contamos? Se me ocurre que la más importante de todas es la de nuestras personas y nuestras mentes diversas, capaces de agregar valor, de innovar, especialmente cuando actuamos en equipo, con objetivos de servicio y de largo plazo. Para eso hacemos parte de la SAI. Por eso hacemos parte de empresas y de grupos humanos comprometidos con la educación, con el buen gobierno y la comunidad. En todos ellos hacemos nuestro mejor trabajo y por ello nos distinguimos.

Vale la pena que en todas nuestras organizaciones ejerzamos liderazgo, ayudando a conectarlas con proyectos significativos que contribuyan a un futuro mejor. Por ejemplo: la reducción de las emisiones contaminantes al agua, al aire, al suelo y de los gases de efecto invernadero; el empleo de fuentes de energía renovables, como es el caso de la hidroelectricidad; el aprovechamiento energético y material de los residuos, evitando que vayan a las aguas o a los suelos; la solución de las múltiples necesidades sociales de forma que se logren la justicia, la equidad, la felicidad y oportunidades para todos, especialmente mediante la generación de empleo y condiciones dignas de trabajo, con énfasis en actividades relacionadas con la generación de prosperidad, valor agregado y sostenibilidad; el funcionamiento inteligente de nuestras ciudades, con énfasis en la movilidad sostenible, la conectividad, la seguridad, las buenas relaciones humanas, la cultura y la solidaridad; la exploración de las posibilidades de una alimentación más sana y más amigable con la sostenibilidad; el desarrollo del campo, de las ciudades intermedias, de los pueblos y de la agricultura productiva y generadora de riqueza; el desarrollo de las nuevas tecnologías, relacionadas con la movilidad eléctrica, las baterías, el internet de las cosas, la automatización, la digitalización, las comunicaciones, los materiales avanzados, la biotecnología, la nanotecnología, la prevención de la salud y la curación de las enfermedades y dolencias físicas y emocionales; el logro de habilidades en todo lo que tiene que ver con las comunicaciones, el liderazgo, la inteligencia emocional, el trabajo en equipo y las buenas prácticas, la ética y los valores. Las necesidades de las poblaciones cambiarán con base en ciclos muy rápidos. El dinamismo nos va a desafiar una y otra vez.

Son muchas las señales que advierten que el futuro de nuestras profesiones se verá muy influenciado por la tecnología, siendo necesario contar con nuevos enfoques para desarrollar nichos y negocios en la era digital y de la revolución 4.0.Se piensa que en no muchos años los robots y las computadoras se harán cargo de la mayor parte del trabajo. Esto tendrá impactos en todos los campos.

Además de las complejidades de las tecnologías como tales, es importante que nuestras consciencias y nuestra cultura evolucionen también. Son muchos asuntos para entender y conocer, muchos nuevos aprendizajes, El desafío reside no necesariamente en lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías, sino más bien en cómo los humanos podrán procesar la información generada y usarla de manera eficiente. En estos aspectos los ingenieros y los arquitectos actuamos con excelencia. Sabemos crear valor ya que desarrollamos conocimiento de manera disciplinada y sistemática; mejoramos las cosas, integramos a las personas y a los sistemas, somos personas prácticas. Sabemos dialogar conectando al mundo de la física, de la materia, del ambiente, con las personas.

La SAI quiere contribuir en todo esto. Por eso hemos planeado para este año un completo conjunto de seminarios y de actividades, de manera que todos nosotros nos conectemos con las necesidades y las oportunidades. Junto con la Universidad de Antioquia vamos a organizar a EXPOINGNIERIA 2020, para que todos proclamemos al entorno la excelencia de nuestras profesiones, para que nos conectemos y sepamos lo que está pasando en el mundo de la educación, de la ciencia y de la tecnología, para que sepamos de retos y emprendamos nuevos negocios.

Podemos alcanzar nuestros ambiciosos objetivos a través de todos ustedes, nuestros asociados, amigos, proveedores, favorecedores. Por favor, estén atentos a participar, a escuchar nuestras invitaciones, a hacer parte de nuestros grupos de trabajo, a contribuir con sus cuotas anuales, sus donaciones y sus aportes en nuestros eventos. Contamos con sus ideas, su buena voluntad, su cariño.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

¿Quieres ser socio de la SAI?

Comunícate con nosotros y te brindaremos la información necesaria para que seas parte de nuestro equipo.