La SAI propone

 

                            

                     LOS BALANCES FINALES

Por: Tomás Castrillón Oberndorfer
CC 3 3.328.898

En el actual final de año, se presenta también la transición en los gobiernos departamental y municipal.

Es muy razonable, entonces que los mandatarios salientes recurran a un exceso de inauguraciones, apresuradas algunas, y a manifestar profusamente a través de todos los medios a su disposición, el inventario de sus realizaciones.

Es de esperar entonces, que se presenten profusamente los éxitos logrados y el cumplimiento de los compromisos contraídos con anterioridad, mientras que las frustraciones y las promesas incumplidas son ignoradas o minimizadas. Contrastando tal situación es importante dar una mirada a algunos de los problemas vigentes y las realizaciones no logradas que quedan pendientes, que ciertamente constituyen situaciones que los mandatarios que llegan tendrán que abordar.

En primer término, es preciso reconocer que tanto el mandatario departamental como al municipal que llegan tendrán que afrontar la contingencia del Proyecto Hidroeléctrico de Hidroituango.

Aún no se conoce la totalidad de los daños presentados, y tanto los programas de reparación como su costo final se desconocen en su totalidad. Habrá que esperar el desenvolvimiento de todos los aspectos técnicos y legales, pero es absolutamente necesario que, al mismo tiempo, se haga una verdadera investigación profunda sobre la génesis del problema y se logre dar solución al conflicto entre los socios.

A nivel departamental están en desarrollo proyectos importantes como el túnel del Toyo, el puerto en Urabá y la educación superior virtual, pero quedan frustraciones como el asunto de Belén de Bajirá, la cárcel de Yarumal, el ferrocarril de Antioquia, la infraestructura educativa, la inseguridad en amplias zonas del departamento como la zona de Urabá y el norte de Antioquia.

Respecto a la infraestructura, queda, como una espada de Damocles, una amenaza recientemente denunciada sobre las autopistas 4G, “en riesgo de desconexión”, por deficiencias en la financiación, a pesar de que el expresidente Santos había garantizado su total financiación.

También es muy preocupante la desconexión del suroeste de Antioquia debida al derrumbe de la Sinifaná. Ciertamente el origen del problema es de la mayor responsabilidad de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, pero son muy preocupantes las denuncias que recientemente presentó el distinguido ingeniero geólogo José Hilario López, que dejan la percepción de que de tal instituto ha obrado con ineptitud y terquedad al ignorar las sabias recomendaciones de reconocidos profesionales locales. No se mencionan otros bloqueos de la red vial, pero debe tenerse en cuenta que al momento de escribir esta nota está cerrada la vía a Urabá y hace pocos días estuvo cerrada la autopista Medellín-Bogotá.

En el municipio a pesar del gran despliegue publicitario desplegado permanentemente, quedan las dos grandes frustraciones de la inseguridad y la movilidad.

Respecto a esta última a pesar de que se inauguró apresuradamente la fase 1B del proyecto Parques del Río, han surgido inquietudes como la del gálibo insuficiente para el paso de los trenes eléctricos. Asimismo, se ha manifestado una gran preocupación por su alto costo y por su retraso, que no han sido suficientemente analizados puesto que el contrato vino de la administración anterior mediante una adjudicación careciendo de los diseños completos.

Es sintomática la presentación, por parte de la administración municipal, de numerosas separatas como la denominada “Soy Medellín”, que alcanzó 16 ediciones.

Curiosamente en esta última se dice que el Proyecto Parques del Río es de “Carácter botánico” (¿?).

Aparentemente se entró también en una gran confusión de términos en todo lo relacionado con la movilidad como los obstáculos y estorbos, costosísimos por demás, originados por el “Urbanismo Táctico” y se llegó a estrechar vías ya congestionadas para dar cabida a ciclorrutas. En cuanto a estas últimas parece que, dado su escaso uso, para algunas de ellas tendrán que traer ciclistas. “El que entendió, entendió”.

Quedan pendientes problemas como los numerosos edificios defectuosos y la situación por la que tienen que pasar los damnificados que han tenido que evacuar a algunos de ellos.

No puede olvidarse el caso de la biblioteca España. Ojalá que pueda solucionarse el problema durante la nueva administración.

Es fácil ver que, en los temas pendientes relacionados con la infraestructura, debieran tener mucha participación los organismos que agrupan al personal especializado aplicable, los gremios, como lo demanda la comunidad. Aparentemente ha faltado mucho seguimiento y participación lo que bien merecería otra clase de balance.

Al finalizar el año, nuevamente debo expresar mi agradecimiento a las directivas de la SAI, lo mismo que a la administración por su permanente colaboración, para poderme expresar a través de estas líneas. A ellos y a los amables y pacientes lectores les deseo una ¡MUY FELIZ NAVIDAD Y UN PRÓSPERO AÑO NUEVO!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

¿Quieres ser socio de la SAI?

Comunícate con nosotros y te brindaremos la información necesaria para que seas parte de nuestro equipo.